Yo solo quiero que

 

Los pequeños empresarios, autónomos puedan vivir de sus negocios cómodamente. No todo el mundo quiere construir una empresa enorme que facture cientos de millones de euros.

Puede ser que para la mayoría es suficiente tener tanto trabajo que les permita vivir dignamente y sin problemas económicos. Con ellos trabajo yo. A estas personas puedo ayudar y quiero dar todo el apoyo para que puedan conseguir rápidamente una vida equilibrada.

No hace falta ser experto en todo, pero una cosa es segura: si alguien emprende, es porque tiene conocimientos y/u objetivos especiales. A parte tiene una visión clara sobre qué vida quiere disfrutar. Y aquí la palabra disfrutar tiene un significado importante. Porque trabajamos para poder vivir y no vivimos para poder trabajar.

 

Emprender/tener un negocio propio/trabajar por cuenta propia

 

Podemos llamarlo como queramos, es una experiencia única que proviene del reconocimiento que nosotros mismos somos responsables de nuestra vida y queremos tomar el mando para poder disfrutar de ella como nosotros queramos.

 

En este camino me he dado cuenta que el negocio no se puede separar de la vida. Si somos sinceros, el negocio, nuestro negocio forma parte de nuestra vida y esto está bien así.

 

Cuando trabajamos como empleado y terminamos la jornada, como se cierra detrás de nosotros la puerta, así dejamos todo el rollo allí, en la empresa.

Cuando trabajamos por cuenta propia, llevamos nuestro negocio a cualquier parte, pero esto no tiene que ser malo.

Si eres sincero contigo mismo, reconoces y marcas prioridades, tu negocio trabajará por ti y no al revés.
Y cuidar a tu negocio que te permite que lleves la vida que quieras, es un placer. Cuidarlo. No matarte.

 

Lo tengo claro

 

Yo también he necesitado algo más de dos minutos 🙂 para darme cuenta de todo lo que estoy comentando ahora. Pero ya lo tengo claro, mi misión está en marcha y mi mensaje llega a aquellas personas que necesitan mi ayuda.

Aquellas personas que tienen una empresa, trabajan por cuenta propia y quieren vivir cómodamente de ello sacando el máximo rendimiento de su negocio.

El tiempo pasa tan rápido, pero esto no impide que podamos disfrutar la vida aunque tengamos un negocio. Si lo hacemos bien, nuestro negocio apoya nuestra vida sin tener que luchar.

Si tú también quieres sacar lo máximo de tu negocio para poder tener una vida equilibrada, te puedo ayudar.

El primer paso es definir bien que es tu mensaje.

 

¿Cómo y a quienes puedes ayudar?

 

¿Tienes un producto/servicio que es para todo el mundo? Entonces no es para nadie.

Hay que determinar el mensaje para que no sea uno de los millones que recibimos hoy en día a través de los anuncios. Si no sale tu persona detrás de las palabras, no conseguirás conectar con tu público, por lo tanto no harás negocio rentable.

Si tu mensaje llega a las personas adecuadas, con las que te gustaría trabajar, no será nunca más cuestión cómo hacer dinero. Las personas que se identifican con tu misión, te reconocerán y felizmente comprarán tus productos y/o servicios. No tengas ni la más mínima duda.

Pero para poder llegar, hay que definir quién es, cómo es tu cliente ideal. Tienes que saberlo para poder hablar con él.

Por eso mis clientes no dudan en contratarme o aprender conmigo, porque ya hay confianza, porque ellos saben perfectamente por qué me eligen. Yo no tengo que demostrar nada, ni presionar a nadie.

Esto pasa porque mis clientes entienden mi mensaje, hablamos el mismo idioma. Tienen una mentalidad parecida a la mía, por eso nos entendemos.
Lo mismo va a pasar contigo si tomas el tiempo y defines bien tu cliente ideal.

 

Tus clientes te entenderán y solo los que son tuyos de verdad

 

Con los que puedes trabajar en buen ambiente lo que te traerá ingresos asegurados. Porque no te tienes que centrar en los que no te entienden, no tienes que convencer a nadie, simplemente atender a las personas que estén interesadas por tu producto y/o servicio.

Si tus clientes te entienden, tu también a ellos, por lo tanto les darás mucho mejor servicio y ellos volverán a comprar de ti. Y como consecuencia tú vivirás mejor que es el objetivo final.

En este camino te puedo ayudar yo, para que encuentres tu mensaje y para que lo puedas comunicar de forma adecuada a través de tu página web y con tu presencia online.

Sé que al principio hay muchas dudas y hay tantos pensamientos, interrogantes en la cabeza que ya duele… Lo he vivido yo también. Pero créeme, merece la pena dar más de ti en las plataformas online para poder llegar a tu público ideal.

Se puede conseguir la confianza a través de las plataformas online también y es la base para un negocio rentable. Pero tienes que dar tú los primeros pasos ya que tú tienes un negocio, tú eres quien quiere vender.

 

Hay que tener coraje

 

Para poder abrirte delante de la gente hay que tener coraje, lo sé perfectamente. Yo tampoco soy una persona muy extrovertida, pero creo en que puedo añadir algo, dar y mejorar la vida de muchas personas. Para poder hacerlo, tengo que abrirme yo y mostrar quién soy. Si no lo hago, ¿cómo llego entonces con mi mensaje a mis clientes?

Esta parte ya podría ser un capítulo de un libro de “Cómo reencontrarse uno mismo”, pero si te pones a pensar, podrás ver que

todo está vinculado con todo, tu vida con tu negocio y viceversa.

No podrás separarlos, justo por eso si te conoces bien, sabrás mejor también que es bueno para tu negocio. Normalmente lo mismo que es bueno para ti. Porque si lo puedes hacer con ganas, te traerá más resultados. Es así de sencillo.

 

¡Felicidades!

 

Pienso que si has llegado hasta aquí con la lectura de este artículo ya podemos decir que tú y yo pensamos de forma muy parecida.

Y de esta simpatía puede que algún día llegarás a tener confianza en mí, te parecerá que ya nos conocemos desde hace mucho y querrás ser mi cliente. Y ¡yo encantada! 🙂 Estoy segura de que será beneficioso para ambos.

Es lo bonito de trabajar con negocios pequeños porque sabes perfectamente quién está detrás (mejor dicho delante 🙂 ). Es gratificante saber que con tu compra ayudas directamente a una familia, no a una empresa multinacional. Que por supuesto allí también trabajan personas, pero esta historia es diferente a la nuestra.

 

Nuestra historia es parecida

 

Nuestros hijos comen de los ingresos que generamos con nuestros negocios. Compramos sus libros, pagamos los entrenamientos de las ventas que hacemos.

Por esta razón yo no dudo nunca en contratar servicios o comprar productos de un autónomo/pequeño empresario.

Porque me imagino que lo que le pago les servirá para comprar unos zapatos nuevos, ropas, lo que sea para sus hijos o simplemente para que esta familia pueda vivir como le gustaría. Esto me hace sentir muy bien.

Probablemente si te lo piensas, a ti también te llena la satisfacción. Ahora dale la vuelta a la tortilla y verás que no es nada complicado comunicar otra razón para que compren de ti o te contraten a ti.

Es nuestra historia, es lo que tenemos en común.

Mi objetivo no era crear una empresa enorme, simplemente quería y quiero vivir cómodamente. Por eso hago lo que hago, porque comunico lo que viene de mi corazón, no tengo ninguna duda en que mi mensaje llega a mis futuros clientes, alumnos. Y por eso funciona. Contigo va a pasar lo mismo.

 

Hoy por ti, manaña por mi

 

No cabe duda de que los clientes serán los vendedores y al revés, ya que hoy te compro, mañana tú me comprarás a mi si te ha llegado mi mensaje. Si nos ayudamos mutuamente, todos salimos ganando, es una situación win-win y es súper-bonito.

Mi objetivo es con este mensaje que se conozcan, se acerquen las personas que están trabajando por cuenta propia para poder mantener sus familias. Estoy convencida de que se puede y juntos lo conseguiremos.

 

Es tan sencillo: se trata simplemente que tenemos que saber uno del otro que existe.

 

Para conseguirlo tenemos que ser visibles para que cuando haga falta a alguien un producto/servicio que tú tienes, ya te conozcan y ya no sea una cuestión de a quién comprar. Porque ya te conocen y te tienen confianza. Antes de que surja la demanda.

Hoy en día hay muchos expertos que saben cómo tendríamos que hacer todo, qué, cuándo y cómo decir, hay solución para todo, por lo menos esto es lo que nos hacen sentir.

 

Algo se nos olvida

 

Lo que sí olvida todo el mundo tanto el experto que su cliente es que somos seres humanos y solo funcionamos bien si nos sentimos bien. Nos podemos sentir bien si estamos en armonía con nuestras propias emociones y pensamientos. Y si también actuamos en la misma armonía, es cuando el trabajo ya no parece una obligación y llegan los resultados.

Esto tengo que repetirlo 🙂 : si estamos en armonía con nosotros mismos y al actuar estamos a gusto, es cuando funcionan realmente bien las cosas.

Y si bajamos a estas profundidades o subimos a estas alturas, puedes definirlo como más te guste, nos podemos dar cuenta de que no hace falta ninguna táctica o truco para poder trabajar eficazmente.

Porque cuanto más enseñas de tu personalidad, más confianza se creará en las personas que conectan contigo. Sí por supuesto, no puedes caer bien a todo el mundo, pero tampoco puedes llegar a todos con una comunicación generalizada.

Cuando la gente ve la pasión que tienes por lo que haces, le genera confianza y es la base de las ventas. Sobre todo de las ventas recurrentes.

Si te “desnudas” un poco y das tu personalidad a tu negocio, no tendrás que pensar nunca más por si la táctica actual funciona o no. Tu pasión será la misma. Las personas que han conectado una vez contigo, quedarán para siempre porque ya confían en ti.

Siempre habrá personas que tendrán confianza en ti aunque también las que no, pero es lo más normal del mundo. Con ellos no hace falta hacer nada ya que tú trabajas con el primer grupo. Y para que ellos te encuentren tú tienes que ser visible. Y sincero claro. Que creo que es lo más complicado ya que tenemos en la cabeza metida la idea de jugar diferentes papeles según los diferentes consejos y situaciones.

 

Lo más dificil

 

Sí, lo más complicado es expresar sinceramente tus pensamientos, tus emociones, tus porqués. Pero créeme que merece la pena.

Últimamente justo lo que hemos olvidado es quienes somos y porque hacemos lo que hacemos.

Mientras vamos implementando estrategias y tácticas en nuestros negocios, no nos damos cuenta de que nos convertimos en algo que no somos. Y luego nos sorprende que las cosas no van bien.

Tienes que recordarte porqué haces lo que haces. Tienes que mirarte en el espejo y ser sincero contigo mismo. Es sencillo. No es fácil, lo sé, pero merece la pena encontrarte de nuevo y encontrar tu misión en tu negocio, encontrar tu negocio en tu corazón.

Hace poco he leído algo que me llama mucho la atención. Dice que

en lo que no estás sincero tu contigo mismo, a ti también te pueden mentir

 

¿Qué opinas?
Piénsalo. Reflexiona. Cuando te estás acercando a ti mismo, es cuando podrás llegar más cerca de los demás también.

Sé que no hablo como una experta en marketing. Pero tampoco creo que lo sea. Simplemente sé hacer cosas, las hago bien y también sé que no es para todo el mundo. Pero sobre todo creo en que cualquier cosa se puede hacer bien sintiéndome bien y a gusto. Y que justo por eso puedo trabajar con personas con las que me puedo sentir cómoda. Por eso funciona y por eso es sostenible.

 

Soy fanática de aprender, de mejorar, de entender y de ver las cosas de diferentes puntos de vista. Y me he dado cuenta que justo por ser tan abierta puedo saber por fin quién soy y es lo que me da seguridad en vivir mi vida como a mí me gustaría y dentro de ella poder disfrutar de mi negocio ayudando a personas que piensan de una manera similar.

 

Todo no es para todo el mundo

 

Creo en que si se hace algo para todo el mundo, al final no es para nadie.

Creo en que si se habla a todo el mundo, al final no escucha nadie.
Por eso mismo se marca bien mi mensaje, mi público, mi gente.

En cuanto te encuentras a ti mismo y no te da vergüenza comunicar tu mensaje, este llegará a tu gente y tendrás clientes muy amables, justo serán como tú quieras que sean.

Confiarán y harán negocio contigo. Y viceversa ya que somos pequeños empresarios, autónomos, si necesitamos algo que sabemos que nuestros clientes lo tienen, más claro que el agua está que los contratemos a ellos. Círculo cerrado y todo el mundo feliz.

 

Porque así también se puede hacer negocio.

Tiempo de lectura: 13 min
>